Entrenar la comunicación corporal es una ventaja
05-01-2017
La comunicación es básica en cualquier campo de la vida en el que haya más de un individuo y sea obligatorio establecer vínculos e información entre sus miembros. Un equipo de fútbol (o cualquier deporte colectivo) es el claro ejemplo de la importancia del entendimiento y de la fuerza del grupo para obtener un objetivo. Cuando hablamos de comunicación no nos referimos únicamente a la verbal, quizás la menos importante en medio de un partido a 170 pulsaciones, con ruido y con un rival que también puede percibir lo que decimos. Hay pocos secretos verbales en un campo. La comunicación que adquiere mayor importancia, y de la que hablaremos en este artículo, es la no verbal, que incluso se puede entrenar, automatizar y ayudar a mejorar el rendimiento de tu equipo.
 
 
De ese tema trató la conferencia sobre los Praxemas y los Gestemas que ofreció Isaac Guerrero, entrenador del fútbol base del FC Barcelona, en el Día del Entrenador que se celebró el pasado mes de diciembre y que organizó la Federació Catalana de Futbol. Guerrero explicó aquellos gestos que se producen en un partido y que pueden convertirse en un código para los miembros del equipo, útil para interpretar mejor las acciones del compañero y para anticiparse a las jugadas. Pongamos un ejemplo clarividente y simple para que se entienda. Un saque de esquina cuyo lanzador levanta tres dedos. Estamos dando una información a los compañeros, que sabrán qué tienen que hacer y qué pasará en ese córner, antes de que lo descifre el rival. Pero esos signos, practicados ya por todos los equipos, no son el objetivo del estudio y del análisis. Guerrero fue más allá. Pondremos otro ejemplo. Un movimiento de desmarque de ruptura de un delantero puede el significado contrario: hay que pasársela al pie. De esa manera, ese futbolista puede tener una cierta ventaja a la hora de ganar unos metros y poder recibir liberado.
 
 
Ejemplo de praxema en el Barcelona alevín. El mediocentro marca el pase con su brazo.
 
 
Entramos en un terreno más pantanoso, ya que en este caso hay distintos tipos de jugadores, situaciones en el campo y fases del juego en las que modifican esos movimientos. Hay que saber diseccionarlos y establecer algunas pautas que podemos trabajar en los entrenamientos y que nos ayudarán también a conocer al compañero. Guerrero utilizó ejemplos específicos. Si un jugador como Bale pide un balón al espacio podemos convenir que quiere recibirlo al espacio, debido a su velocidad y profundidad. Si en cambio es Modric, podremos pactar que esa información quiere decir que deja un espacio libre para la subida de otro jugador.
 
 
En los distintos ejercicios de entrenamiento podemos ir introduciendo algunos gestemas individuales que conozca el grupo y que pueda ayudarnos a resolver situaciones del juego más concretas, como un contraataque en superioridad o una salida de balón que tengamos más o menos estipulada. A media que va creciendo el equipo y con el paso de los entrenamientos, los gestemas y praxemas puedan acabar consolidándose y eso nos ayudaría a resolver más rápido determinadas acciones.
 
 
Alberto Martínez
@super_martinez
 
 
SUSCRÍBETE A NUESTRO CANAL DE YOUTUBE
 
COMPRA NUESTRO LIBRO 'CUANGO GANAR ES PERDER' POR SOLO 12 EUROS.
 
 

 

¡Deja un comentario!

Descubre Futboldinamico